¿SE PUEDE SER ETERNAMENTE JOVEN?

Una de las principales preocupaciones del ser humano actualmente es mantener una aspecto de juventud permanente, por esta razón acude regularmente al gimnasio, controla la dieta, se tiñe el cabello para disimular las canas, todo para tratar de ganare la batalla al tiempo.

En el tema del envejecimiento facial, la cirugía plástica dispone de un arsenal muy completo que va desde el uso de cremas hasta la cirugía.

Tanto el paciente como el cirujano esperan poder utilizar la solución más sencilla para corregir el problema que presenta el paciente. De acuerdo a la edad y a los condiciones al momento de la consulta, se puede elegir una o varias posibilidades para el tratar los signos de envejecimiento.

Hasta los 25 años el enfoque es básicamente preventivo y se recomienda a las pacientes el uso de protectores solares con factor superior a 30 y la aplicación de cremas humectantes. Se sugiere evitar el consumo de cigarrillo y alcohol, dormir como mínimo 7 horas al día, realizar ejercicio mínimo 3 veces por semana, y consumir una dieta que incluya una cantidad abundante de frutas, verduras y agua.

Entre los 25 y los 35 años además de las recomendaciones básicas se hace necesario incluir el uso de lociones o cremas que incluyan elementos antioxidantes como la vitamina C, estos medicamentos casi siempre son de aplicación nocturna con el rostro libre de maquillaje. También se deben aplicar cremas para el contorno de los ojos, para evitar la aparición de arrugas prematuras.

En pacientes que presentan herencia de “bolsas” bajo los párpados, pueden considerar este momento como oportuno para pensar en la corrección quirúrgica de las mimas. Algunas pacientes pueden necesitar la aplicación de toxina botulínica (Botox) para el tratamiento de arrugas en la región del ceño y la “pata de gallina” al rededor de los ojos.

Entre los 35 y 45 años empiezan a aparecer los primeros signos de Fotoenvejecimiento en la piel, este es ocasionado por la exposición a la luz solar, estos consistentes en : manchas, resequedad y arrugas finas.

Conservado el esquema preventivo de las pieles más jóvenes se debe adicionar el uso de ácidos renovadores de la piel y cremas nutritivas que alimenten la piel para que no pierda su turgencia.

El fotoenvejecimiento se puede tratar con la aplicación profesional de peelings químicos ó físicos. En la actualidad se dispone de equipos láser no ablativos, estos actúan en la dermis estimulando las células para que produzcan mayor cantidad de colágeno y eliminando manchas de la superficie de la piel, este procedimiento se le llama Fotorejuvenecimiento. Como no retira las capas superficiales de la piel no es incapacitante.

La toxina botulínica (Botox) se emplea en estas pacientes para eliminar las arrugas que aparecen en la frente, elevar las cejas y mantener libres de líneas de expresión el contorno de los ojos y el ceño.

Las sustancias de relleno tales como el ácido hialurónico, el colágeno, y la grasa autógena (del mismo paciente) son herramientas vitales para tratar los surcos profundos en la zona nasogeniana que es la arruga que se extiende desde la nariz y baja por el borde de la mejilla hasta la barbilla, ocasionalmente se emplean en la corrección de ojeras. Para esta época casi siempre es necesaria la cirugía de los párpados y la elevación de la parte lateral o “cola” de la ceja.

Entre 45 y 50 años el proceso de envejecimiento se acelera y aunque se debe continuar con el uso de las medidas básicas cada vez se necesitan herramientas más cercanas a la cirugía para mantener un aspecto juvenil.

En esta edad los tejidos del área de la mejilla ha descendido y los surcos se profundizan, por esto puede ser necesario el estiramiento facial mediante cirugía (Meloplastia). Para pacientes que no desean cicatrices se pueden utilizar los Hilos Rusos, sin embargo hay que aclarar que su efecto aunque es de rejuvenecimiento no es recomendable en aquellas pacientes con demasiada flacidez. También se debe continuar con la aplicación periódica del Botox , los rellenos y según el tipo de piel de la paciente el láser no ablativo para Fotorejuvenecimiento.

Por encima de los 50 años casi siempre se necesita Ritidoplastia o Lifting facial para reposicionar los tejidos y retirar los excesos de piel que dan origen a la flacidez. La tendencia actual es a disminuir la longitud de las cicatrices mediante técnicas endoscópicas y mínimas incisiones. Estas técnicas se complementan con rellenos faciales, especialmente en los surcos.
Los labios generalmente se adelgazan con la edad, es por esto que se hace necesario el uso la inyección de sustancias que aumenten su volumen y definan mejor sus bordes. La aplicación del Botox en el contorno de la boca ayuda para eliminar las “arrugas del fumador”.

Entre los 60 y 80 años lo ideal tratar los defectos que siguen apareciendo tales como manchas, flacidez y arrugas con el elemento apropiado ya sea o no una cirugía. En esta edad es importante evitar la sobrecorrección o exageración pues el aspecto se torna artificial muy fácilmente.

En cualquier etapa de la vida se debe seleccionar un profesional idóneo para que utilice el tratamiento apropiado, de esta manera se obtendrá un resultado satisfactorio que permita al paciente verse bien a pesar del paso del tiempo.

Dra. Ruth M Salamanca R
Cirujana Plástica, Estética y Reconstructiva
Miembro de la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica

BOTOX

Toxina botulínica mejor conocida como BOTOX. Aplicando pequeñas dosis de este medicamento podemos evitar la aparición de arrugas en la frente, al rededor de los ojos y en el entrecejo. Se evitan las arrugas por un periodo de seis a ocho meses. VER VIDEO

 

Ruth Salamanca Cirujana Plástica - Miembro de la Sociedad Colombiana de Cirujanos Plásticos
Bogotá Colombia