Espondilitis Anquilosante

Las enfermedades le pueden acaecer a cualquier tipo de persona en todo lugar del organismo y en cualquier momento. Por esa razón, debemos estar preparados ante cualquier caso para poder combatir la enfermedad.

En esta ocasión vamos a hablar sobre la espondilitis anquilosante, vamos a analizar toda la información. De esa manera vas a aprender en qué consiste, como se produce y cómo se puede combatir.

¿Qué es la espondilitis anquilosante?

Esta es una variación de artritis que resulta crónica, de hecho, es una de las peores que puedes encontrar. Esta afecta a los huesos y también las articulaciones de la base de la columna. Por lo tanto, la zona que se conecta con la pelvis es la más perjudicada, que resulta perjudicial.

Todas estas articulaciones resultan hinchadas e inflamadas, y con el tiempo se pueden unir las vértebras afectadas. Lo peor del caso es que se pueden producir manifestaciones extraarticulares. Por ejemplo, se puede generar inflamación de los ojos e incluso en el corazón.

espondilitis-anquilosante-sintomas tratamientos

¿Por qué se produce?

Al igual que sucede con todos los casos de artritis, no se sabe con certeza por qué se produce. Sin embargo, hay algunos factores que pueden influir en gran manera en el sufrimiento de espondilitis anquilosante. Presta mucha atención, para que te encuentres prevenido ante semejante enfermedad.

En primer lugar, debemos mencionar que esta se puede transmitir mediante herencia genética. Si tu padre o tu madre, abuelo o alguien de la generación ha sufrido de este mal, te puedes ver afectado. Este tipo de artritis, a diferencia de otras, suele manifestarse sobre todo en la adolescencia o juventud.

Afecta en primer lugar a los hombres, y en las mujeres pasa en muy rara ocasión y en forma mucho más leve. Sin embargo, esto hace que su diagnóstico también sea mucho más complicado. Además, el diagnóstico también puede variar en diferentes grupos raciales.

Cómo saber o diagnosticar la espondilitis anquilosante

Si presentas algunos de los síntomas, es muy importante acudir a un médico especialista para atender el caso. De esa manera, podrás diagnosticar si estás sufriendo de esta enfermedad, y tomar las medidas necesarias. Por esa razón, pon mucho cuidado a las analíticas necesarias y también a los síntomas generales que presenta.

Analíticas necesarias

Como sucede en los demás casos de artritis, la espondilitis anquilosante se diagnostica mediante la revisión de la historia médica y también una exploración física. En primer lugar, hay que realizar una radiografía de la columna vertebral. De igual manera también se debe hacer en la pelvis, y esto lo va a recetar el reumatólogo.

También se pueden utilizar análisis de orina y de sangre, los cuales ayudan a apoyar el diagnóstico de la enfermedad. Incluso, estos exámenes pueden determinar qué tan intensa es la enfermedad y también el proceso de desarrollo.

Además, tomando las medidas necesarias, también se pueden descartar otras enfermedades que son parecidas. Por ejemplo, hay algunas enfermedades óseas y viscerales que tienen síntomas muy parecidos. Por lo tanto, se pueden confundir, así que es vital realizar las analíticas necesarias.

Síntomas generales

Se presenta dolor nocturno y también pérdida de movilidad en la zona lumbar, este es el síntoma principal. Es cierto que en muchos casos, de hecho, en la mayoría, los síntomas se presentan principalmente en la zona lumbar y sacroilíacas. Sin embargo, la zona cervical y dorsal también se pueden ver afectadas.

La espondilitis anquilosante también produce inflamación articular y diferentes daños en las válvulas del corazón, ya lo dijimos anteriormente. Y en muchos casos, también puede producir una enfermedad intestinal inflamatoria. En muchas ocasiones se produce una gran fiebre, pérdida de peso, fatiga y anemia.

Fuertes dolores

La espondilitis anquilosante produce brotes sucesivos y muy extensos de dolores lumbares. Esto se puede producir con o sin síntomas de artritis o cualquiera de sus variaciones. Estamos hablando de hombros, rodillas, tobillos y caderas. Se produce mucha inflamación en las zonas entre uniones de ligamentos y tendones con el hueso.

En las fases donde se remite la enfermedad, el paciente puede no presentar ningún síntoma de dicha enfermedad. Por lo tanto, esto les permite desarrollar actividades de la vida cotidiana sin ninguna exigencia.

Sin embargo, es sólo a aquellas personas donde las articulaciones están afectadas donde se sufren pérdidas graves de la función articular. También podemos mencionar aquellas que desarrollan anquilosis entre las vértebras.

Tratamientos para curar o mejorar la espondilitis anquilosante

En primer lugar, hay que tomar anti inflamatorios, estos alivian el dolor y también reducen e incluso suprimen la inflamación articular. Por lo tanto, el paciente podrá disfrutar de una mejor calidad de vida, y va a evitar muchas molestias. También se deben tomar analgésicos, esto también alivian en gran manera el dolor.

Para los casos más graves, también se puede consumir sulfasalasina, y para detener la artritis en articulaciones periféricas hay que tomar metrotrexato. También es muy importante realizar algunos ejercicios físicos, pero siempre siguiendo la guía profesional.

Ya que esta enfermedad debilita la espalda, hay que realizar ejercicios que la ayuden a fortalecer. Por ejemplo, lo mejor para ello es nadar, ya sea en una piscina o en un lago. Y para los casos más graves, cuando las articulaciones se encuentran deterioradas, se puede recurrir a la cirugía. Pero esto solo aplica cuando se ha perdido la movilidad.

Que el vientre hacer para la espondilitis anquilosante

Al igual que con cualquier enfermedad, el exceso de peso siempre nos puede jugar en contra. Esto causa más desgaste en las articulaciones, por lo tanto, se producen más dolor. Por esa razón, en primer lugar hay que evitar el sobrepeso.

Así que lo más apropiado es llevar una dieta balanceada, baja en grasas y carbohidratos. Hay que consumir una alta cantidad de proteínas, para poder fortalecer las articulaciones.

Las proteínas ayudan a construir músculo, lo cual también aporta una gran protección ante esta enfermedad. Y claro, hay que incluir suficientes frutas y verduras, repetimos, lleva una alimentación balanceada, es lo más apropiado para la espondilitis anquilosante.

Qué esperanza de vida tienes si sufres esta enfermedad

El curso que puede tomar esta enfermedad es algo que no se puede predecir, todo depende del tiempo y las señales, y también de los síntomas que se presente. La gran mayoría de las personas pueden realizar cualquier función y llevar su vida sin problemas.

Pero claro, esto suele pasar solamente en aquellos donde no existe mucho daño en la columna o en la cadera. Además, si se lleva un buen tratamiento, puedes reducir la inflamación y el dolor de la zona. Por lo tanto, se puede vivir de forma relativamente tranquila a pesar de tener espondilitis anquilosante.

Prevención de la espondilitis anquilosante

En primer lugar, si sufres de esta enfermedad tienes que reconocer tus limitaciones y vivir acorde al problema. Por otra parte, si quieres evitar esta enfermedad, hay algunas precauciones que puedes tomar. Y claro, esta también aplican aquellas personas que ya sufren de espondilitis anquilosante.

Debes evitar las malas posturas, tampoco utilices fajas que puedan inmovilizar la columna. No puedes estar mucho tiempo sentado o en la cama, debes tener la suficiente movilidad. Por otra parte, evita cargar peso excesivo, para no dañar más la articulación.

No fumes, ya que esto daña la función respiratoria, al contrario, realiza ejercicio con regularidad. Y recuerda, evita cualquier movimiento que pueda afectar negativamente a tu columna, puede ser perjudicial. De esa manera, vas a evitar que se produzcan espondilitis anquilosante o que se vea más agravada, algo que no queremos.

Otros datos importantes

Casi siempre, el que diagnostica espondilitis anquilosante es el reumatólogo. Sin embargo, ten presente que esta enfermedad afecta a muchas partes del cuerpo, sobre todo en los casos más graves. Por esa razón, es muy apropiado que el paciente consulte a otros médicos especialistas.

No hay ninguna norma genérica que deban seguir las personas que sufren de este problema. Pero, ten presente que entonces hay que visitar con regularidad al médico. Siempre que estar activo realizando ejercicios, y recuerda, mantén la buena postura.

Y si te recetan un medicamento, lo debes seguir al pie de la letra, no te lo puedes saltar. Por otra parte, ten presente que no hay ninguna variación de esta enfermedad, así que se combate siempre con la misma técnica. Pero claro, todo entra en función de lo que te mande el médico.

Combate ahora la espondilitis anquilosante de la mejor manera

Ya que esta enfermedad no tiene cura, no nos queda otra que hacer frente a este semejante problema. Si sigues las recomendaciones que te dimos, puedes aliviar en gran manera el dolor, y evitar que la enfermedad se vea agravada. Recuerda seguir siempre los consejos de tu médico, quien te va a designar el tratamiento biológico o el tratamiento natural.

No dejes que esta discapacidad te venza, puedes alargar tu esperanza de vida si tomas las medidas necesarias. Lo volvemos a repetir, evita el sobrepeso, realiza ejercicio regularmente y toma los medicamentos. De esa manera, podrás vivir una vida feliz a pesar de sufrir de espondilitis anquilosante.

Deja un comentario