Artritis Psoriásica

Las personas que sufren psoriasis también se encuentran vulnerables al desarrollo de otras enfermedades como es el caso de la artritis psoriásica, curiosamente ambas de origen autoinmune, lo que significa que el sistema inmunológico ataca sus propias células por considerarlas extrañas.

Estos pacientes inicialmente son detectados o diagnosticados con psoriasis y la aparición de la artritis psoriásica suele darse posteriormente.

La psoriasis es la aparición de enrojecimiento en la dermis, acompañada de escamaciones grises o plateadas que causas picor, irritación y dolor, empeoran muchas veces los síntomas cuando se conjuga la artritis, pero ambas pueden ser tratadas.

¿Qué es la artritis Psoriásica?

La artritis psoriásica es un tipo de artritis que ataca o se desarrolla en pacientes que sufren psoriasis, la psoriasis a su vez es una enfermedad autoinmune que ataca principalmente la piel, provocando enrojecimiento y escamaciones en la piel.

Al igual que psoriasis, la artritis psoriásica no tienen cura, sólo existen tratamientos que buscan aminorar la degeneración provocada por la enfermedad y poder mantener la calidad de vida de los pacientes en un nivel aceptable.

Sin tratamiento adecuado la artritis psoriásica puede ser un padecimiento incapacitante, dañando principalmente las articulaciones pequeñas como los dedos, en algunos casos aislados se puede desarrollar la artritis psoriásica mutilante, que provoca discapacidad marcada en el paciente.

El orden del padecimiento se encuentra marcado por la aparición y diagnóstico primero de la psoriasis y después la aparición de la artritis.

artritis-psoriasica que es y como se produce

¿Por qué se produce? 

En la actualidad no se ha podido establecer una conclusión sobre las causas exactas que podrían ser las causantes de la artritis psoriásica, pero los especialistas coinciden en que puede haber un componente genético que marca una tendencia a ser desarrollada por los pacientes que sufren psoriasis.

Hay relación entre las personas que sufren artritis psriásica con la presencia de esta enfermedad en familiares de primer orden sanguíneo como lo son padres o hermanos.

También otros elementos que son incidentes son los factores medioambientales y traumatismos, además de infecciones bacterianas o virales.

Lo que si se ha determinado es que es como otras formas de artritis una condición autoinmune en la que el organismo ataca células sanas provocando estados de inflamación y debilitamiento.

Otro elemento interesante es que aunque la artritis psorásica se puede desarrollar en personas de cualquier edad hay un incremento en aquellos cuyas edades se encuentran entre los 30 a 50 años.

¿Cómo saber o diagnosticar la artritis Psoriásica?:

Analíticas necesarias:

Al consultar al médico lo que se procede hacer es un examen de palpación de las articulaciones para buscar inflamación, dolor o puntos de calor.

Se revisan con especial atención las uñas y las plantas de los pies para descartar brotes en el primer punto y zonas sensibles en el segundo.

Por medio de resonancia magnética el especialista puede saber si hay daño y en qué escala. También se utilizan con bastante éxito las radiografías y las ecografías, permitiendo observar áreas de afectación.

Es indispensable realizar pruebas de sangre para descartar la presencia del anticuerpo reumatoide pero que en los pacientes con psoriasis debería marcar un resultado negativo. Sin embargo se debe realizar porque es posible que un paciente con psoriasis desarrolle otros tipos de artritis diferente a la artritis psoriásica.

También se puede indicar una prueba de líquido articular para determinar si los síntomas se producen por la el aumento del ácido úrico o gota y no por artritis psoriásica.

Síntomas generales:

La artritis psoriásica se puede presentar en pacientes que sufren psoriasis en etapas tempranas o que aún no tienen problemas de escamaciones.

Inicia como otros tipos de artritis, con dolor en las articulaciones e hinchazón, principalmente en los dedos de las manos y los pies, la inflamación puede ser muy severa y presentar signos de deformación.

La artritis psorásica se caracteriza por causar daños y dolores intensos en los pies, afecta el tendón de Aquiles y fascitis plantar, en resumen afecta los nódulos y tendones que se encuentran uniendo los huesos.

Otros síntomas importantes son el dolor lumbar por la inflamación de las vértebras, llamada espondilitis y la inflamación a la altura de la pelvis llamada sacroilitis, debilitamiento de los huesos, músculos y pérdida de apetito.

Se pueden presentar problemas oculares como visión borrosa o uveítis que es la inflamación de los ojos, también conjuntivitis.

En pocos casos se desarrollan problemas cardiacos como pericarditis.

Un aspecto que no se debe pasar por alto es que el paciente con psoriasis no necesita presentar síntomas como los anteriores para consultar al médico especialista, si ya posee un diagnóstico debe pedir su revisión y estar al tanto del desarrollo posible de la artritis.

La artritis psoriásica sin tratamiento reduce de manera directa la salud, la calidad de vida y la posibilidad de disminuir la deformación de las articulaciones. En este tipo de padecimientos se presentan brotes que “van y vienen” es decir que hay puntos altos y de remisión, que varían según la temporada, estados de estrés y padecer otros problemas.

Tratamientos para curar o mejorar la artritis Psoriásica

La artritis psoriásica no tiene cura, los tratamientos que se utilizan hasta el momento se enfocan en disminuir el avance de la enfermedad y evitar la deformación de las articulaciones para que el paciente no se enfrente a un tema de discapacidad o a la disminución de su calidad de vida e independencia.

Se utilizan antiinflamatorios con el fin de reducir la hinchazón en las articulaciones, entre ellos destacan el ibruprofeno y el naproxeno sódico en diferentes presentaciones y de venta libre, pero con posibilidades de generar daño reñal, estomacales y hepáticos como efectos secundarios.

Algunos medicamentos antirreumáticos que se utilizan para desacelerar la enfermedad se utilizan con efecto positivo en pacientes de artritis reumática, ayudando a disminuir el daño en las articulaciones, por ejemplo el metotrexato y la leflunomida. Este tipo de medicamentos también presenta efectos adversos como daño hepático, problemas pulmonares y cardíacos.

También se utilizan medicamentos inmuno supresores e inhibidores del factor de necrosis tumoral alfa que pueden aumentar el riesgo a sufrir infecciones, fatiga y pérdida de cabello.

Otros tratamientos que se utilizan son las inyecciones de esteroides para reducir la inflamación rápidamente y también las cirugías de remplazo de las articulaciones, como opción a los tratamientos que no han dado resultado positivo. Las articulaciones se remplazan por otras nuevas que son elaboradas con metal o plástico, pero aplica en casos donde la articulación natural ya no funciona.

También algunos especialistas optan por tratamientos biológicos que se elaboran a partir de células animales o humanas para actuar directamente sobre el sistema inmune, entre ellos se puede mencionar el Anti TNF, que funciona como agente anti necrótico.

Diferentes personas buscan otro tipo de tratamiento para reducir los efectos secundarios de los químicos, entre ellos la cúrcuma, el jengibre, la cáscara o corteza de sauce y los tratamientos con compresas frías y calientes, también el uso de la hidroterapia.

Pero antes de optar por ellas se debe hacer la consulta al médico y no remplazar los medicamentos habituales sin control.

Dieta para la artritis Psoriásica

En cuanto a la alimentación para pacientes positivos en artritis psoriásica se recomienda seguir una dieta saludable que le permita gozar de un peso adecuado y por lo tanto reducir la presión sobre las articulaciones.

Evitar el consumo de alcohol y tabaco.

Existen alimentos que pueden ser aliados para reducir la inflamación, por ejemplo: frutas y vegetales frescos de diferentes clases, la papaya, las moras, fresas, uvas, vegetales de hoja verde, estimulan la producción de endorfinas y mejoran la sensación de bienestar, haciendo más llevaderos los puntos de dolor.

Reducir el consumo de grasas, carnes rojas y alimentos altos en gluten.

Reducir los azucares refinados, pan y granos refinados e incluir productos integrales.

Agregar a la dieta alimentos ricos en fibra dietética y ácidos grasos omega 3.

Ejercicios para aliviarla

Es usual que el medico recomiende terapia física en algunos casos de artritis psoriácica con la finalidad de que un especialista sea de apoyo y vigilancia para la actividad física.

También se recomienda hacer ejercicios de bajo impacto en turnos de tiempo corto, no más de 10 o 20 minutos, por ejemplo nadar, caminar y andar en bicicleta, siempre y cuando no tenga que forzar mucho las articulaciones.

Entre más opción de moverse tenga, mayor será el beneficio. La actividad física además de reforzar las articulaciones sirve para liberar estrés y ansiedad, que son responsables de las crisis en este tipo de enfermedades como la artritis psoriásica y la psoriasis. También ayuda a regular los patrones de sueño adecuados y el apetito.

¿Es la artritis Psoriásica suficiente para conceder una minusvalía?

El padecimiento de la artritis psoriásica puede ser un motivo para que un tribunal médico conceda una minusvalía, siempre y cuando se demuestre que el paciente se encuentra en un estado avanzado que le impide trabajar y que ha estado continuamente bajo incapacidades laborales.

Esto suele ocurrir principalmente en pacientes que han tenido un diagnóstico tardío y que no han accedido a un tratamiento a tiempo, los daños pueden ser irreversibles y desarrollar lo que se conoce como artritis mutilante.

¿Te ha gustado?