Artritis Reactiva, Séptica o Bacteriana

La artritis es un padecimiento que se desarrolla en múltiples formas y etapas, muchas de ellas se asocian directamente con el envejecimiento y con factores genéticos, sin embargo, otros tipos como la artritis reactiva o séptica se pueden presentar sin incluir los antecedentes anteriores.

Es una forma de artritis que afecta a personas jóvenes en su mayoría, puede aparecer con un diagnóstico positivo con una predisposición genética pero no es requisito o indispensable que sea así.

Se presenta por relación con infecciones bacterianas a las cuales nuestro organismo reacciona de modo inesperado y que puede ser la fuente de muchas complicaciones más.

¿Qué es la artritis Reactiva?

La artritis reactiva es una forma de artritis llamada antiguamente “Síndrome de Reiter”, suele curarse después de 12 meses, es un padecimiento muy interesante porque los síntomas no suelen tener relación entre ellos, por ejemplo: enrojecimiento de ojos, infecciones del tracto urinario, entre otros.

El resultado es provocado en realidad por una infección en cualquier parte de organismo que muestra de manera incidente la presencia de diferentes bacterias como: Campilobacter, Shigela, Ureaplasma urealiticum  Clamidia y Yersinia.

Es llamada por el cuerpo médico artropatía seronegativa debido a que pueden ser diferentes enfermedades que causan procesos inflamatorios en todo el cuerpo en parte de él, por ejemplo inflamación en la espina dorsal o tendones.

Artritis Reactiva, Séptica o Bacteriana

La artritis reactiva se presenta con una serie de síntomas que se pueden distribuir en fases, por ejemplo:

  • Fiebre como respuesta a una infección estreptocócica en algunos casos o producto de la acción de otras bacterias, se considera un efecto de orden secundario exagerado en la reacción de los pacientes, en especial por los que tienen predisposición genética.
  • Enrojecimiento de los ojos e inflamación, se desarrolla conjuntivitis.
  • Luego de la fiebre desarrollan dificultad de movimiento y dolor en las articulaciones.
  • La fiebre es intermitente, con picos altos y bajos que hay que vigilar, para evitar complicaciones,
  • Se presentan erupciones cutáneas e inflamación de áreas específicas como articulaciones o músculos. Pueden aparecer secreciones en el pene.
  • Hay presencia de pericarditis, problemas pulmonares y de los nervios periféricos.

¿Por qué se produce? 

La primera causa identificada es la aparición de la artritis por causa de una infección en el tracto urinario o una infección intestinal que provocan los síntomas dos o tres semanas después del diagnóstico de la infección, como dato curiosos se puede mencionar que no es una condición frecuente en todos los pacientes, se ha podido observar que algunos la desarrollan y otros no.

En el caso de los pacientes que desarrollan artritis reactiva se puede observar una predisposición genética, específicamente siendo positivos los que poseen el gen (HLA-B27).

La artritis reactiva no es contagiosa por el simple tacto, pero si puede transmitirse la infección por contacto sexual o la ingesta de alimentos contaminados con las bacterias que pueden provocar la artritis reactiva.

Entre los factores de riesgo uno de gran importancia es el sexo al que pertenece el paciente, debido a que a pesar de que hombres y mujeres están en igualdad de posibilidades de padecer artritis reactiva se dan más casos en hombres que la han desarrollado por infecciones transmitidas sexualmente.

Otro aspecto es la edad, siendo hombres y mujeres en edades comprendidas entre los 20 y 40 años quienes más incidencia poseen y el factor genético anteriormente mencionado.

Cómo saber o diagnosticar la artritis Séptica:

Analíticas necesarias

El diagnóstico incluye una serie de pasos que pueden ser los siguientes:

En la primera cita se construirá el historial médico con la historia clínica y los antecedentes del paciente.

Se hará un reconocimiento físico para corroborar cualquier vulnerabilidad, se busca encontrar enrojecimiento o inflamación en las articulaciones, áreas de dolor y calor.

Se le pedirá al paciente que realice ciertos movimientos para observar la amplitud de alcance de movimiento de las articulaciones y la columna vertebral.

Se hará un examen de la dermis, en busca de erupciones o lesiones pequeñas y enrojecimiento.

Se dará orden para efectuar pruebas de sangre, siendo la primera analítica para detectar el gen HLA-B27, también se tratará de identificar si hay signos de haber padecido alguna infección o si aún se encuentra presente, también se debe establecer si hay presencia de anticuerpos asociados al padecimiento de artritis en distintas clases.

En el caso de identificar alguna articulación afectada se procede a realizar una prueba de líquido sinovial, en el que se introduce una aguja en la articulación y se extrae una muestra de líquido para descartar la presencia de gota, por medio de los cristales de ácido úrico, identificar la presencia elevada de glóbulos blancos que son indicativo de infecciones y además se puede saber sobre la presencia de infecciones en el área.

Otra alternativa para hacer un diagnóstico propicio es por medio de imágenes, que incluye radiografías, ecografías y resonancia magnética.

Síntomas generales

Enrojecimiento de los ojos: causado por la inflamación de la membrana ocular, provocando conjuntivitis, se da en la mayor parte de los pacientes que presentan infección urinaria o urogenital en un 50% de los casos y en un 75% de los que padecen infección del tracto intestinal.

Además del enrojecimiento hay dolor ocular, visión borrosa y en ocasiones también se presenta inflamación interna del ojo, llamada uveítis.

Aparece en muchos pacientes otra condición llamada entesopatía, que es la inflamación de los tendones que conectan los huesos entre sí. También hay afección en particular de los pies, las rodillas y tobillos, otras articulaciones como dedos o manos son menos afectadas.

Un dato interesante es que muchos pacientes desarrollan dolor intenso a la altura del talón y la aparición de espolones que son muy molestos, dolorosos y de consistencia ósea que presenta molestias crónicas.

En el caso de los varones un síntoma importante es la aparición de la necesidad continua de orinar, acompañado de ardor y en algunas ocasiones puede existir una secreción en el pene, además los varones pueden desarrollar prostatitis.

En el caso de las damas es recurrente la inflamación de la cérvix o cervicitis, uretritis, salpingitis o inflamación de las trompas de Falopio y vulvovaginitis.

Puede presentarse pericarditis, fuga de sangre de la arteria aorta al ventrículo, erupciones cutáneas en las plantas de los pies o pequeñas úlceras en el pene.

Es usual que se presente un estado de rigidez en la zona inferior de la espalda hasta los glúteos, acrecentándose el dolor en las noches y mañanas.

Muchos pacientes sufren en consideración debido a que sus manos y dedos se hinchan en extremo, se enrojecen y es imposible moverlos, además el sólo hecho de tocarlos produce sensibilidad.

Tratamientos para curar o mejorar la artritis Bacteriana

El principal tratamiento es la prevención, iniciando con la preparación salubre de los alimentos y la preservación a temperaturas adecuadas para disminuir la posibilidad del desarrollo de bacterias en la comida.

Por otro lado es difícil ir en contra del factor genético pero al no exponerse por ejemplo en relaciones sexuales sin protección, también se disminuyen las probabilidades.

Los tratamientos usuales incluyen una serie de medicamentos y terapias como las siguientes:

Cuando hay problemas de movimiento o se encuentra el paciente en un estadio de prevención de dificultad motora, se le trata con fisioterapia y en algunos casos masajes, que buscan fortalecer los músculos, huesos y articulaciones, mejorar la capacidad de movimiento y reducir el dolor.

Para este fin hay quienes optan por medicina o tratamientos alternativos como lo es la acupuntura, que aunque no exista un estudio científico que avale sus beneficios en el tratamiento de la artritis en sus diversas formas, son muchos los pacientes que afirman sentir mejoría después de este tipo de tratamiento.

En el caso de los medicamentos se utilizan productos muy diversos por ejemplo:

  • Antiinflamatorios para reducir la inflamación y el dolor.
  • Corticoesteroides tópicos para tratar los problemas de la piel.
  • Medicamentos para la artritis reumatoide cuyo fin es ayudar a mejorar el movimiento y la inflamación de las articulaciones.
  • Corticoesteroides inyectables que se aplican en la articulación afectada  para reducir la inflamación.
  • Para tratar la conjuntivitis o inflamación ocular se recetan diferentes gotas para este fín.
  • En casos donde se detecte una infección bacteriana presente también se debe tratar la infección en primer lugar.

Las personas también utilizan medicina natural para tratar las infecciones con productos como el ajo, jengibre y cúrcuma, alimentos ricos en vitamina E y productores de colágenos para asegurar la salud de las articulaciones y de los tejidos de soporte como lo son aceite de coco, aceite de almendras y aceites de oliva.

En el caso de la alimentación se le recomienda a los pacientes reducir el consumo de azúcar, grasas saturadas y lácteos hasta que la infección desaparezca, si hay casos de alto índice de cristales de ácido úrico se elabora un plan de alimentación con reducción de las proteínas de origen animal y de alimentos como el tomate o exceso de legumbres.

Sin embargo se debe consultar al médico especialista en caso de optar por suplementos o medicinas naturales que puedan efectuar interacción con los medicamentos o terapias que se han dispuesto en el tratamiento de la artritis reactiva o séptica.

¿Te ha gustado?

Deja un comentario