Gluteoplastia: Aumento de Glúteos

Gracias a los avances de la ciencia en materia de cirugía estética, aquellas personas que naturalmente no cuentan con glúteos muy voluminosos o bien definidos, pueden mejorar su apariencia física por medio de una intervención quirúrgica conocida como gluteoplastia.

Incluso esta operación también se realiza con el objetivo de corregir algunos problemas que surgen como consecuencia de la edad, tales como la flacidez o pérdida de masa muscular, con el fin de rejuvenecer la apariencia.

¿Qué es la gluteoplastia?

La gluteoplastia se trata de un procedimiento quirúrgico que se lleva a cabo para mejorar el aspecto de los glúteos, aumentando el volumen de éstos introduciendo prótesis de silicona.

Esta cirugía no sólo incrementa el volumen sino también se realiza para corregir las posibles alteraciones que puedan generarse en esta zona. Se practica tanto en hombres como en mujeres.

gluteoplastia que es

¿En qué consiste este procedimiento de cirugía estética?

Como no se trata de un procedimiento invasivo, el aumento de culo debe ser hacerse en un centro de salud especializado, de buena reputación y con un cirujano plástico reconocido.

El aumento de glúteos o gluteoplastias se trata de una intervención quirúrgica ambulatoria. Se realiza bajo anestesia local o general, dependiendo de las condiciones del paciente y la cantidad de procedimientos que se realizará en una sola operación.

Por lo general la gluteoplastia tiene una duración aproximada de dos horas y se lleva a cabo por medio de tres técnicas específicas como:

Prótesis

Consiste en hacer incisiones pequeñas entre los pliegues naturales de los glúteos, luego se introducen bajo el músculo del glúteo los implantes de silicona, con el objetivo de mantener una posición lo más natural posible; es decir, cuando quedan en el lugar correcto no son palpables ni visibles.

Luego de este proceso se procede a cerrar las incisiones con sutura, de la manera más delicada posible para evitar cicatrices notorias o muy pronunciadas. Una vez culminado esto el paciente ya está listo para iniciar su proceso de recuperación.

Esta técnica permite proporcionar un mayor volumen a los glúteos, específicamente en la parte superior. Sin embargo, este procedimiento no se puede aplicar a todas las personas, pues como las prótesis tienen medidas estándar el proceso de adaptación depende de cada paciente, según su anatomía.

Por tal razón, esta gluteoplastia solo sirve para aumentar el volumen, mas no como una forma para corregir problemas o defectos como hundimientos o asimetría en los glúteos.

Grasa

La técnica de gluteoplastia con grasa es uno de los procedimientos más modernos que existen, además proporciona resultados muy favorables para los pacientes.

Este proceso consiste en la extracción de la grasa de un área determinada del cuerpo, tal como se hace durante la liposucción. Dicha grasa se pasa por una purificación y luego se introduce en los glúteos, específicamente en la parte donde se requiere, permitiendo corregir problemas como los hundimientos, dándole una mejor forma a los glúteos.

Para introducir la grasa se realizan unas pequeñas incisiones de pocos milímetros, por lo que no deja cicatrices. Ese tejido adiposo no se reabsorbe por el cuerpo, por lo que los resultados de la cirugía son perdurables. Sin embargo, re produce una reducción del tamaño entre el 20% y el 30% pero sólo durante el primer mes.

Te puede Interesar:  El Papanicolau o Citología del Cuello Uterino

Una de las ventajas que tiene esta técnica es el hecho de que proporciona una apariencia más natural al glúteo, en vista de que no se introduce una prótesis o cualquier otro elemento extraño, por lo que los riesgos de una infección u otras complicaciones son mucho menores.

Aunado a ello, la zona donante de la grasa, como el abdomen por ejemplo, también mejora su apariencia estética. Sin embargo, esta técnica de gluteoplastia solo puede realizarse en personas que tengan grasa en exceso en su cuerpo, por lo que a los pacientes delgados no les conviene.

Con Colgajos

Este tipo de gluteoplastia se trata de la aplicación de una técnica muy especial que consiste específicamente en reformar y aumentar el volumen de los glúteos de aquellas personas que poseen nalgas caídas y mucha piel sobrante en esa zona.

Para ello, se realizan incisiones en el pliegue superior o en el inferior de cada glúteo para levantarlo moviendo los tejidos y colocándolos de forma tal que proporcionen una apariencia más redondeada y natural.

Por lo general se aplica en personas que han bajado de peso rápidamente por una cirugía bariátrica o luego de un embarazo.

Por consiguiente, gracias a los avances de la ciencia, ahora contamos con tres opciones para aumentar nuestros glúteos, con el objetivo de optar por la que más nos conviene según nuestra anatomía natural.

A cualquiera de estos procesos de gluteoplastia pueden someterse las personas mayores de edad que deseen mejorar la apariencia de su cuerpo, ya sea con fines estéticos o de salud. He ahí la importancia de que conozcan los métodos más seguros por medio de los cuales es posible lograrlo.

Preparación para la cirugía

Aun cuando la gluteoplastia no suele representar un alto riesgo para los pacientes que se la practican, es necesario realizarse algunos exámenes previos que le permitan all especialista conocer el estado en el que se encuentra nuestro cuerpo.

Es por ello que comúnmente los médicos cirujanos indican evaluaciones de sangre para identificar el nivel de hemoglobina, los tiempos de coagulación, así como la cantidad de glicemia que tenemos. También solicitan una radiografía de tórax, un electrocardiograma y aplican un test médico general.

También es importante que el anestesiólogo nos realice las pruebas que considere pertinentes, con el objetivo de descartar algún riesgo grande antes, durante y después de la intervención quirúrgica.

Según los datos que los médicos obtienen de las pruebas realizadas suelen indicar dejar de fumar, así como detener el consumo de algún fármaco por un período determinado antes de la cirugía.

En este punto es clave la sinceridad, pues es muy importante comunicarle a los especialistas si se ingieren medicamentos que pueden tener alguna repercusión o propiciar un efecto adverso de la cirugía.

Por lo general los cirujanos suelen recetar una dieta previa a la cirugía, la cual debe ser baja en grasas y en harinas, además es necesario hidratar la piel y consumir alimentos como vegetales, los cuales favorecen los procesos de cicatrización, ayudando así a una sanación más rápida.

También es necesario preguntar a los especialistas si será necesario el uso de una faja posterior a la cirugía, con el objetivo de adquirirla previamente.

Te puede Interesar:  Rinoplastia: Cirugía de Nariz

Recuperación y cuidados postoperatorios

Una vez que se realice la intervención quirúrgica los cirujanos colocan las fajas con vendas elásticas, las cuales ayudan a drenar los líquidos y disminuyen el proceso inflamatorio.

En vista de que las incisiones que se hacen son pequeñas y se ubican en los pliegues naturales de los glúteos las cicatrices son casi imperceptibles y con el paso del tiempo se vuelven mucho menos notorias.

Durante los primeros días posteriores a la operación se presenta un poco de dolor e inflamación, por lo que el especialista receta fármacos analgésicos y antiinflamatorios que ayudan a sobrellevar esta condición. En caso de persistir y aumentar su intensidad es necesario notificarlo al especialista.

Una vez que el paciente llega a su casa, debe guardar un reposo exhaustivo y total durante unas 72 horas aproximadamente. De ser posible es positivo contar con una persona que apoye este proceso y nos cuide adecuadamente.

Luego de siete días las suturas se retiran y se coloca un esparadrapo antialérgico sobre las cicatrices. La banda deberá llevarse durante unas tres semanas aproximadamente.

Durante las siguientes dos semanas la persona gana un poco más de movilidad pero debe evitarse un esfuerzo y ser muy cuidadoso.

Los cuidados principales que deben tenerse luego de la cirugía son:

  • Acostarse boca abajo o de lado para evitar lesionar o presionar el nervio ciático.
  • Intentar levantarse y caminar en cuanto pueda y según la tolerancia que tenga al dolor.
  • Evitar sentarse
  • Evitar alzar o empujar objetos muy pesados.
  • No agacharse bruscamente.
  • Cumplir una dieta sana, baja en grasas y carbohidratos.
  • Utilizar la faja durante las 24 horas.
  • Ducharse con agua no muy caliente para evitar la inflamación.
  • Curar dos veces al día las heridas.
  • Hacerse los drenajes y masajes necesarios para disminuir la inflamación.
  • Cumplir con los tratamientos tal cual como los indica el especialista.
  • Asistir puntualmente a los controles posteriores a la cirugía.

En caso de presentar alguna anomalía, hinchazones excesivas o sangrado lo más recomendable es notificarlo al cirujano cuanto antes para que tome las acciones pertinentes en pro de tu bienestar.

Luego de pasar por el proceso de recuperación los glúteos obtienen una forma natural, más voluminosa y moldeada, mejorando el aspecto de la figura del paciente, según lo que deseaba antes del procedimiento. Puede volver a sus actividades cotidianas sin riesgo alguno de complicación.

En caso de que surja algo imprevisto como inflamaciones, moretones u otras condiciones atípicas es necesario acudir inmediatamente al especialista.

Este tipo de cirugía no se recomienda en caso de personas que sufran de diabetes, hipertensión arterial, hipersensibilidad a los anestésicos, entre otras circunstancias que representan riesgo tanto durante la cirugía como después de ella.

Fajas para gluteoplastia

Las fajas que se utilizan durante el período postoperatorio de una gluteoplastia están elaboradas con bandas elásticas que tienen por función ejercer la presión suficiente para que el tejido se adapte a su nueva condición, evite un proceso inflamatorio agudo y ubique los glúteos en la posición correcta.

Según las opiniones de las personas que se han sometido a alguna de estas experiencias de aumento de volumen en los glúteos si se tiene un cuidado postoperatorio adecuado los resultados son muy positivos, en vista de que se obtiene una apariencia más redondeada, mejorando la figura de la persona.

Precisamente basado en los datos proporcionados por estos pacientes el uso frecuente de la faja es imprescindible para evitar la formación de bolsas en los glúteos, así como una posición indeseada de éstos.

Por lo general las fajas postoperatorias para glúteos también sirven para el proceso de recuperación de otras cirugías como la liposucción de abdomen y cadera. Inclusive algunas son integrales para los casos en que se hace una remodelación completa de la figura por medio de varios procedimientos en una misma cirugía.

Según la preferencia de los pacientes vienen en color piel, negro y blanco. También se clasifican por tallas. Por ello es importante consultar con el médico especialista cuál es la que más se adapta al tipo de cirugía al que se someterá el paciente, a fin de elegir la prenda más adecuada, la cual debe hacer un poco de presión pero no comprimir.

levantamiento de gluteos

Precio de la operación 

Como ocurre en toda cirugía, la de glúteos o gluteoplastia tiene un valor que depende directamente de del lugar donde se realice, el reconocimiento del especialista que la hace, así como la cantidad de procedimientos a ejecutar, en vista de que la mayoría de las personas prefieren varias técnicas de forma simultánea.

Precisamente en la mayoría de las clínicas estéticas ofrecen algunos descuentos o planes de financiación que incluyen liposucción de brazos, cadera, abdomen, piernas u otra zona del cuerpo, así como intervenciones más sencillas como el lifting, la corrección del párpado, entre otros.

En el caso de un aumento del volumen de los glúteos el precio también dependerá de la técnica a aplicar, tomando en cuenta que la ubicación de una prótesis puede ser más costosa que el uso de la propia grasa corporal o la reparación de la piel para acomodar la posición de los glúteos.

Si estás interesado en conocer los precios y procedimientos que requieres para hacerte una cirugía de glúteos debes dirigirte a la clínica estética de tu confianza y conversar con el médico cirujano que prefieras. Él es el quien determinará qué es lo que más te conviene según las condiciones en las que se encuentra tu cuerpo.

En este caso el tipo de piel también juega un papel fundamental en cuanto a la toma de la decisión acerca del procedimiento de gluteoplastia que más te favorece.

Fotos de resultados definitivos del antes y después

Vídeo sobre la intervención

Ante cualquier problema médico o bien en el caso de precisar consejo, debes asistir a un profesional médico. La información de este weblog es complementaria y no ha de ser tomada como asesoramiento profesional.

Fuentes:

¿Te ha gustado?