La búsqueda de la belleza “ideal” es un concepto y deseo común tanto en hombres como en mujeres de casi todas las culturas en el mundo, basados en su propia definición.

Generalmente, los médicos y especialistas suelen recomendar métodos como el cuidado en la alimentación y el ejercicio físico para alcanzar este objetivo, combinados con otras estrategias.

No obstante, con el tiempo han nacido procedimientos clínicos como limpiezas faciales, cirugías estéticas, tratamientos de reducción, lipoesculturas, entre otros.

En este apartado nos concentraremos en las liposucciones, sus cuidados, riesgos, ventajas y medidas que deben tomarse en cuenta si decides realizarte una.

¿En qué consiste?

La liposucción es una clase de cirugía estética que consiste en la succión o extracción de grasa de zonas específicas del cuerpo. Generalmente,  las áreas intervenidas con este procedimiento son el abdomen,  glúteos o piernas,  brazos,  papada,  espalda,  entre otras.

No obstante, existen algunos procedimientos de este tipo más específicos como la liposucción facial, lifting de papada, bichectomia, rinoplastia, perfilamiento, cervicoplastia, malarplastia y,  en el caso de las mujeres,  el aumento,  reducción o levantamiento de senos (mamo plastia).

Gracias a los avances científicos, actualmente existen diferentes métodos para realizar esta cirugía, cuyo objetivo es disminuir los posibles riesgos inherentes, así como ofrecer los mejores resultados posibles y una recuperación más acelerada del paciente.

En primer lugar, la más común y conocida por la mayoría, es la liposucción tumescente, en la que el cirujano inserta una cánula bajo el tejido donde se realizará el procedimiento y, a su vez, el otro extremo se conecta a una máquina succionadora que se encargará de la extracción.

Como opción alternativa también existe la liposucción asistida por ultrasonido. La cualidad de esta técnica es que se fija una varilla bajo la piel que emite energía, rompiendo las paredes de las células adiposas para disolver la grasa, y de esta manera se facilita su extracción.liposuccion de espalda alta

Otra innovación es la liposucción asistida por láser, la cual se asemeja mucho a la técnica ultrasónica, pero en este caso implantando una fibra de luz de intensidad alta. Su propósito también es diluir la grasa con el mismo fin de facilitar el proceso de succión de la cánula.

Por último, y especialmente diseñada para áreas de dimensiones menores, está la liposucción propulsada,  en la que la cánula realiza un movimiento vibratorio hacia adelante y atrás, permitiéndole al cirujano extraer con efectividad los complejos grasos más densos.

Sea cual sea el caso, la liposucción no debe ser considerada una cura para la obesidad, sino más bien un tratamiento aplicable para aquellas personas que no logran perder peso o masa muscular en zonas muy específicas de su cuerpo o presenten irregularidades estéticas en su fisionomía.

Así mismo, es importante no confundir liposucción con lipoescultura,  ya que esta última consiste en un lifting, es decir, recortar el exceso de piel corporal, resultado de una pérdida de peso por métodos tradicionales o por un procedimiento quirúrgico de este tipo, por lo que suelen combinarse.

De igual forma, la lipoescultura no solo refirma la piel sobre la silueta genérica alcanzada sino que también puede intervenir en la reconstrucción (moldear) de aquella que cumpla con  los requerimientos planteados por el paciente y que desea obtener como resultado final.

Tipos de liposucción en espalda y cintura, según la zona

La lipoabdominoplastia es uno de los procedimientos quirúrgicos estéticos más demandados, principalmente por pacientes masculinos, cuyo objetivo es tensar y moldear los músculos abdominales.

Dependiendo de las condiciones físicas del paciente, siendo lo regular, la liposucción de cintura y espalda deben ser parte inicial de este proceso, por razones estéticas y por tratarse de zonas ubicadas en una disposición cercana.

En esta área hay cinco superficies a tratar: infraescapular, en el centro de la espalda; lumbosacra, en la zona lumbar; cintura posterior, encima y detrás de la cadera; axila posterior; a la altura de los omoplatos; y joroba de búfalo, en la zona cervical.

Liposucción de espalda baja o lumbar

Este tipo de liposucción se localiza principalmente en la zona lumbosacra, sin embargo, según las exigencias del paciente y recomendaciones del médico cirujano que realiza el procedimiento, pueden involucrarse la cintura posterior y el área infraescapular.

Por lo general, a este tipo de cirugías se les denomina liposucción de tronco, ya que involucra toda al área desde una perspectiva global, aunque en este caso específico se focaliza en la espalda y no en la zona abdominal. Sin embargo, cada una tiene sus propias cualidades para la intervención.

Comenzando con la zona lumbar, es probablemente uno de los casos más simples al ser un depósito reducido en comparación con otras áreas del cuerpo. No obstante, en el marco de los estudios preoperatorios debe tomarse en cuenta el exterior por posibles daños o irregularidades en la columna inferior.

La cintura posterior representa el área con más acumulación de grasa, y por ende es donde se suele invertir la mayor parte del tiempo de la intervención quirúrgica. Sin embargo, la liposucción en esta zona resulta sencilla hasta cierto grado dado que la densidad es mínima.

Finalmente, los tejidos grasos en la zona infraescapular son sumamente fibrosos, lo que en consecuencia los hace muy densos dificultando el procedimiento en un área casi impenetrable. En estos casos, la cirugía suele iniciar usando microcánulas y luego se introducen las herramientas regulares.

Liposucción de espalda alta

La liposucción de espalda alta involucra la axila posterior y la joroba de búfalo que son zonas más específicas e independientes, y rara vez se tratan juntas, ya sea por la inexistencia de alguna o las características que presentan.

El primero de los caso no representa mayor reto para el cirujano más allá del tamaño de la zona donde deberá realizar la incisión.  La densidad es regular y el depósito de grasa es reducido. No obstante, la recomendación en todo caso es usar microcánulas.

Cuando se trata de pacientes femeninas, también se debe realizar una intervención menor en los senos,  ya que la pérdida de tejidos y el sobrante de piel que resulta de la liposucción provocan un decaimiento de las glándulas mamarias.

Para la liposucción de la joroba de búfalo,  las circunstancias no cambian demasiado. En términos médicos esta es la zona cérvico-dorsal,  donde la obesidad,  combinada con una mala postura forman el bulto que identificamos de esta manera.

De acuerdo con el tiempo y el volumen del abultamiento, la densidad puede variar.  Lo común es que sea irregular; de modo que el tratamiento puede requerir de más cuidado de lo habitual pero sin mayores complicaciones.

Concluyendo con esta parte,  las liposucciones de espalda no se asemejan a ningún procedimiento que pudiera realizarse en cualquier otra zona del cuerpo. En este sentido, conviene utilizar las técnicas más avanzadas de este tratamiento.

Así mismo, tras alrededor de un mes de recuperación, cuando la o las zonas tratadas disminuyan la hinchazón y se vayan evidenciando los resultados, se recomiendan sesiones de masajes para ayudar a la readaptación cutánea.

Recuperación, cuidados y postoperatorio

Tanto antes como después de realizarse una liposucción debemos ser conscientes de que será necesario tomar ciertas medidas que garanticen el éxito de la intervención y mitiguen la probabilidad de riesgos que puedan surgir durante o después de la cirugía.

Preoperatorio

En primer lugar, es importante que te informes muy bien acerca de qué es y qué resultados puedes esperar de la liposucción. Este es un procedimiento que sin duda te ayudará a verte mejor pero quizás no a lograr tu figura ideal.

Asegúrate de preguntar todo lo que necesites y de comprender cada respuesta que te den. También se sugiere que lleves un acompañante que te ayude a recordar las recomendaciones que tu médico indique en esta consulta previa.

Igualmente, de tu parte debes manifestarle al médico cualquier trastorno o enfermedad que sufras, parezca importante o no,  sea permanente o circunstancial, así como tus alergias y medicamentos o suplementos que consumas con regularidad.

Lo más probable es que te indique que debes dejar de ingerir ciertas sustancias específicas, como anticoagulantes,  antiinflamatorios y hierbas medicinales, desde al menos dos semanas previas a la intervención quirúrgica.

Dependiendo del tipo de procedimiento al que vas a someterte y el volumen de grasa que van a extraer de tu cuerpo, la cirugía bien puede ser de tipo ambulatoria o, en casos mayores, hospitalario, donde pasarás la noche

En cualquiera de los casos, asegúrate de organizarte con alguien que te lleve devuelta a casa,  puede ser tu cónyuge, un familiar o amigo que esté dispuesto a atenderte y cuidarte durante el tiempo que tarde tu proceso de recuperación.

Postoperatorio

Dada la clase de procedimiento, lo más probable es que sufras de dolor, inflamación y hematomas en la zona intervenida; mientras tanto, el tiempo de reposo dependerá del tipo de liposucción y el volumen de grasa extraído.

Sin embargo, se recomienda que camine tan pronto como le sea posible después de la cirugía para evitar la formación de coágulos, y tenga en cuenta que la primera imagen no corresponderá al resultado final.

La zona intervenida, además, deberá estar protegida y prensada con una faja elatoscompesiva para mantener la forma. Por su parte, las suturas se retirarán de entre cinco a 10 días y los vendajes una semana después.

A partir de entonces será necesario que asista a consultas de control y chequeo para darle seguimiento. Su cirujano también podrá recetarle medicamentos para el dolor y antibióticos preventivos contra posibles infecciones.

En cuanto a resultados, suelen ser satisfactorios, pero su durabilidad dependerá de tu compromiso. Cualquier aumento de peso revertirá los efectos o afectará la distribución de la grasa; por ejemplo que se concentre en los flancos.

Riesgos

Hay circunstancias que pueden representar un riesgo para el paciente durante una liposucción, la mayoría de ellas relacionadas directamente con los antecedentes clínicos que tenga.

Las anomalías a tomar en cuenta son: diabetes, problemas cardíacos o pulmonares, hipertensión, flujo sanguíneo o un sistema inmunitario deficientes. De igual forma, el tabaquismo, consumo de alcohol o drogas están contraindicadas.

Otras complicaciones tienen que ver con la cirugía: alergias a medicamentos o anestesia,  infecciones, shock por pérdida de líquidos o exceso de estos, quemaduras por técnicas ultrasónicas o de láser.

liposuccion de espalda

Precio

La liposucción no es una clase de cirugía que se caracterice por ser particularmente costosa, de hecho es una de las más accesibles entre los procedimientos estéticosdisponibles en el mercado a escala global.

Sin embargo, es difícil determinar un precio estándar dadas diferentes circunstancias bilaterales que involucran tanto a los médicos como a sus pacientes, como el valor de la moneda del país donde ambos residen.

Así mismo, intervienen la disponibilidad de medicamentos,  anestesia, entre otros, y aquí también se deben tomar en cuenta dentro del presupuesto los antibióticos contra infecciones, faja elastocompresiva, etc.

También juegan un papel importante las condiciones que el médico o el paciente imponga respecto a la cirugía cuando se encuentre en la clínica, como contar con la presencia de uno o dos médicos auxiliares o especialistas en otras áreas preventivas y enfermeros.

De igual manera, las nuevas tecnologías vienen con un costo diferente. Lógicamente el precio de una liposucción de técnica tumescente no corresponderá a una donde se implementen herramientas de ultrasonido o láser.

Y ni hablar de los honorarios médicos. Existen muchos rangos relacionados con la experiencia, testimonios de pacientes anteriores, referencias de influencia, universidad de dónde egresó y el reconocimiento que ha recibido.

Otro determinante es el tipo de liposucción completa que se realizará. El valor entre una liposucción de brazos no se compara a una abdominal, ni de los tobillos a la de una joroba de búfalo.  Aquí también cabe mencionar el volumen de grasa que corresponde.

Todos y cada uno de estos son factores afectarán el costo de una liposucción, a los que se les deben añadir los costos de hospitalización (de haber sido necesaria) o del centro clínico ambulatorio.

Cabe destacar que estos últimos cuentan con las mismas especificaciones referenciales de los médicos,  combinadas con sus propias preferencias profesionales y las del paciente en términos de servicio, comodidad e innovación.

Pero en términos globales, y en moneda internacional para el entendimiento de todos los lectores, una liposucción puede variar entre un costo mínimo de 900 dólares americanos (USD)  hasta 2.800 o 3.000 $.

Fotos de resultados del antes y después

Vídeo liposucción espalda

Ante cualquier problema de salud o en caso de necesitar consejo, debes acudir a un profesional médico. La información de este blog es complementaria y no debe ser tomada como asesoramiento profesional.

Fuentes:

Liposucción de Espalda
5 (100%) 2 votes