El Papanicolau o Citología del Cuello Uterino

Todas las mujeres, a partir de los 20 años, deben realizarse una revisión ginecológica anual con el objetivo de conocer el estado en el que se encuentran los tejidos del útero. Es una medida preventiva que permite detectar a tiempo algunas enfermedades riesgosas.

La evaluación que hace el ginecólogo es integral: antecedentes familiares, menstruales, revisión de las mamas, ecografía y Papanicolau o citología de cuello uterino. Así, por medio de diversos procedimientos el especialista detecta alguna posible condición anormal en la mujer.

¿Qué es la prueba de Papanicolaou?

La prueba de Papanicolau o citología del cuello uterino se trata de un examen médico que se realiza a las mujeres con el objetivo de detectar alguna alteración sin síntomas en los tejidos del cuello del útero que luego podría convertirse en un cáncer.

La Papnicolau representa una prueba muy efectiva para identificar alguna anomalía en las células del cuello uterino. Incluso se estima que detecta un 95% de los casos de cáncer uterino aun cuando algunos otros exámenes no son capaces de identificarlos por estar en una etapa temprana.

papanicolau prueba de cancer de utero

¿Cómo se realiza una prueba de Papanicolaou?

Este examen se realiza acostando a la paciente en la camilla ginecológica. Luego se introduce dentro de la vagina un aparao médico conocido como espéculo, el cual abre la cavidad lo suficiente como para poder visualizar el cuello del útero.

Por medio de una técnica sencilla, el médico toma una pequeña muestra de las células del cuello del útero o del líquido espeso que allí se encuentra. Posteriormente coloca esa muestra en una pequeña lámina de vidrio, en la cual se extiende y se guarda herméticamente.

Una vez obtenida la muestra se lleva al laboratorio clínico donde es analizada a través de una serie de instrumentos como el microscopio, que muestra imágenes de las características de las células del cuello uterino de la paciente.

El tiempo estimado para la obtención de los resultados depende directamente del laboratorio donde se analizará, pero suele oscilar entre los ocho y quince días.

¿Cuáles son los requisitos antes de someterse a la prueba?

Como todo examen médico, la prueba del Papanicolau o citología del cuello uterino exige una serie de requisitos previos a su ejecución, tales como:

  • No estar menstruando o tener la regla.
  • No aplicarse duchas vaginales al menos 48 horas antes del examen.
  • No deben tenerse relaciones sexuales al menos 48 horas previas a la prueba.
  • Tampoco debe aplicarse óvulos, cremas u otro tratamiento vaginal durante 48 horas anteriores al examen.
  • Np bañarse en una piscina o tina al menos 24 horas antes.
  • Esta prueba debe practicarse cerca de los 10 o 20 días del inicio de la última menstruación.

¿Es doloroso el Papa?

Realizarse la prueba del Papanicolau o citología del cuello uterino no debe ser doloroso. Algunas mujeres pueden manifestar un poco de molestia por la presencia del espéculo, pero la extracción de la muestra no es nada dolorosa.

Claro. La suavidad con la que el médico realice el procedimiento también juega un papel importante. Sin embargo, es necesario mantenerse relajada y tranquila durante el examen para que no surja ningún inconveniente.

Estar nerviosa es algo bastante normal, en especial cuando se realiza esta prueba por primera vez pero es importante mantener la calma y desarrollar un cierto grado de confianza con el ginecólogo para sentirse un poco más cómoda y tranquila.

Te puede Interesar:  Ginecomastia: Pecho en los Hombres

¿Quiénes deben realizarse este test?

La prueba de Papanicolau o citología de cuello uterino debe realizarse desde que la mujer comienza a tener relaciones sexuales o a partir de los 18 años. En el caso de las mujeres vírgenes se utilizan espéculos especiales que no afectan el estado del himen.

Este examen sirve para detectar si existen anomalías en las células del cuello del útero, mas no identifica si existe cáncer en los ovarios u otra zona propia del abdomen.

El cáncer de útero es uno de los tipos de cáncer que avanza de una forma muy lenta; incluso pueden pasar entre 10 o 20 años después de detectar alteraciones en la citología del cuello uterino. Por ello es que resulta tan importante su realización como mecanismo preventivo.

Esta enfermedad, detectada a tiempo, puede tratarse rápidamente con una alta probabilidad de sobrevivir. Para ello sólo basta con hacerse la citología anualmente tal como indican los especialistas en la materia.

¿Se puede realizar la prueba en el embarazo?

Por supuesto que sí. Incluso el examen de Papaniculau o citología de cuello del útero debe realizarse a todas las mujeres en gestación, en el momento en que lo indique el especialista, pues se ha demostrado que no representa riesgo alguno tanto para la mujer como para el feto.

Por otra parte, en algunas ocasiones los médicos solicitan hacer una biopsia con el objetivo de confirmar ciertos diagnósticos especiales, por lo que esto es poco frecuente pero no imposible de realizar.

¿Dónde puedo realizarme una prueba de Papanicolaou?

La prueba de Papanicolau o citología del cuello del útero puedes realizártela en el consultorio del médico ginecólogo de tu confianza, en vista de que es un examen de rutina anual que debemos hacernos todas las mujeres mayores de edad.

También puedes acudir a algún centro de atención ginecológica, donde podrás elegir el médico al cual asistir y hacer la respectiva cita. Incluso en los centros más completos puedes hacerte también una colposcopía.

La colposcopía se trata de un procedimiento a través del cual se introduce un espéculo en la vagina que permite separar sus paredes y así tener una visión clara del cuello del útero. El médico lava la zona con un líquido parecido al vinagre, con el fin de observar mejor las células del cuello uterino.

Posteriormente el ginecólogo visualiza las imágenes aumentadas del cuello del útero por medio del colposcopio, un artefacto que tiene unos lentes como los de los binoculares y una luz bastante brillante. Con el objetivo de detectar alguna posible lesión oculta que no se observa a simple vista.

Por medio de la aplicación de esta prueba es posible detectar todo tipo de lesiones, tanto premalignas como malignas e infecciones genitales como el Vph por pcr, hongos o tricomonas. La colposcopía también la lleva a cabo un médico ginecólogo.

En caso de que el especialista detecte alguna anomalía en las células del cuello del útero procede a tomar una muestra para someterla a una biopsia que permita identificar exactamente de qué se trata dicha anomalía.

Te puede Interesar:  Toxina Botulínica (BOTOX)

¿Qué precio tiene?

La prueba de Papanicolau tiene un precio que depende directamente del centro de salud donde se realiza, así como el especialista que la hace; sin embargo, podemos inferir que tiene un costo que oscila entre los 20 euros y los 70 euros, mientras que la colposcopia tiene un costo de 50 euros en adelante.

¿Quiénes tienen más peligro de adquirir cáncer uterino?

Las mujeres que presentan un riesgo más alto de desarrollar cáncer uterino son aquellas que:

  • Son diagnosticadas con Virus de Papiloma Humano (VPH).
  • Han tenido relaciones sexuales desde antes de los 20 años.
  • Fuman con regular, mediana o alta frecuencia y las que están expuestas al humo del tabaco.
  • Presentan Síndrome de Inmuno Deficiencia Humana (SIDA).
  • Cuando tienen la infección vaginal conocida como Clamidia.
  • Consumen anticonceptivos orales (píldoras) por un período prolongado para el control de la natalidad.
  • Al presentar un nivel de sobrepeso elevado.
  • Han llevado un Dispositivo Intra Uterino (DIU) por un período prolongado.
  • Contabilizan un promedio de tres o más embarazos que han llegado a término.
  • Reportan un embarazo a término antes de los 17 años.
  • No se realizan un control anual por medio de la prueba de Papanicolau.
  • Tienen familiares cercanos y lejanos con antecedentes de cáncer de cuello uterino.
  • Llevan una alimentación no saludable, con bajo consumo de frutas, vegetales y verduras.
  • Se les ha diagnosticado herpes genital en algún momento de su vida.

 ¿Cada cuánto debe realizarse la colposcopia?

La colposcopia es un examen que se debe realizar una vez que los resultados de la Papanicolau o citología de cuello de útero arrojan que existe alguna anomalía en las células analizadas; es decir, no es una prueba de rutina en mujeres que no han presentado una afectación en el útero.

Sin embargo, en vista de que el VPH es uno de los factores de riesgo más altos de desarrollar cáncer cervical que existen, las mujeres que han sido diagnosticadas con esta condición deben realizarse con regularidad una colposcopia, según las indicaciones del médico.

En los casos cuando el VPH se manifiesta con la formación de condilomas (una especie de verrugas indoloras) debe hacerse una visita semestral al ginecólogo, con el objetivo de controlar la condición y hacerle seguimiento al estado del cuello del útero.

Lo mismo ocurre con las mujeres que han tenido cáncer de útero, pues en esa circunstancia es necesario hacer esta prueba con regularidad para observar cómo ha evolucionado el tratamiento aplicado y la forma como van respondiendo las células ante éste.

También se realiza como seguimiento a las pacientes que han presentado algún sangrado atípico o aquellas que presentan la secreción de un flujo vaginal que no responde a los tratamientos típicos para tratar infecciones por tricomonas u hongos.

¿Qué pasa si los resultados no son los esperados?

Cuando el resultado de una prueba de Papanicolau es negativo significa que todas las células del cuello del útero están normales; es decir, no presentan algún tipo de anomalía.

Este examen sólo nos avisa de anomalías pero no identifica si están asociadas con cáncer u otras enfermedades. Para ello se realiza una prueba más profunda como la colposcopia y así obtener un diagnóstico determinado.

Te puede Interesar:  Bioplastia o Lifting Líquido

Cuando el resultado es positivo significa que sí existe algún tipo de anomalía en las células del cuello uterino. Esto no necesariamente significa que exista cáncer o una lesión pre-cancerosa.

Por consiguiente, cuando se obtiene un resultado positivo significa que la mujer debe ser sometida a un examen adicional como una biopsia o colposcopia para encontrar un diagnóstico final.

Según las opiniones de los expertos, alrededor de una de cada diez pruebas de Papanicolau arroja un resultado positivo, de los cuales la mayoría no representa algo de gravedad.

No obstante, existe un porcentaje en el que se trata de lesiones cancerígenas en diferentes grados donde el más común suele ser grado 2, que es una etapa del cáncer donde aún puede tratarse a la persona, pues el riesgo de muerte no es alto.

Algunos expertos consideran que el Virus del Papiloma Humano o VPH está directamente relacionado con el desarrollo de cáncer cervical. Existen más de 100 tipos de VPH y no todos se manifiestan con condilomas, por lo que pueden ser asintomáticos.

Esta es otra de las razones principales por las que el chequeo ginecológico anual es tan importante, pues representa una forma segura para determinar el estado en el que se encuentra nuestro útero y detectar a tiempo algún tipo de enfermedad riesgosa.

Los resultados de la prueba de Papanicolau se clasifican en:

  • Clase 1, que es normal. Significa que no existen células anormales en la muestra.
  • Clase 2, que arroja que existe un proceso inflamatorio. Hay presencia de células irritativas.
  • Clase 3, que es dudoso. Significa que la muestra contiene células que simbolizan un proceso pre-maligno, aunque también significa que puede existir una infección viral, micótica, parasitaria o bacteriana.
  • Clase 4, que es positivo, es decir, en la muestra existen células cancerosas.
  • Clase 5, que es positivo. Esto quiere decir que en la muestra se observan células cancerosas y también algunas señales directas o indirectas de invasión de los tejidos.

Dependiendo de los resultados que arroja una prueba de Papanicoalu o citología de cuello del útero será el siguiente paso que dará el médico. Lo importante en este caso es mantener una continuidad en las visitas anuales al ginecólogo para garantizar que todo esté bien.

Aun si este examen nos arroja algún resultado no esperado es mejor mantener la calma y esperar las recomendaciones del especialista, tomando en cuenta que toda condición detectada a tiempo suele ser más fácil de tratar y curar.

Deja un comentario